El Fuego de Cielo

El Fuego del Cielo

Existen grandes indicios de que cerca del año 4000 a.C. aproximadamente, los egipcios y los sumerios usaban ya este metal de origen extraterrestre. Los sumerios y los hititas lo llamaron fuego del cielo.

Comparado con otro metal no tenia buen aspecto, pero el de origen meteórico era más duro y más resistente que la aleación de bronce. Al ver que se mantenía en mejores condiciones a lo largo del tiempo, comenzó a generalizarse su uso para la obtención de utensilios y herramientas.

Durante la edad de bronce se utilizo grandes cantidades de este material, ya que era más fácil que carbonizar el hierro terrestre. Esto ocasionó que en los lugares donde se desarrolló el trabajo con este hierro, no se hallen, o existan muy pocos rastros.

Los egipcios descubrieron hierro meteórico, lo denominaron metal del cielo, y era considerado sagrado ya que venía desde el mismo lugar que sus dioses.

Ellos lo vieron solo como piedras con alto contenido ferroso y lo emplearon para la elaboración de objetos de tamaños pequeños como cuentas para collares.

Los meteoritos tenían una carga mítica que asombraba a los antiguos. No eran rocas comunes, venían del cielo. Con ayuda del fuego, también mítico, los herreros forjaban las rocas meteóricas y las convertían en estatuillas o armas.

En la actualidad con los avances tecnológicos se puede distinguir el hierro meteórico del terrestre, también llamado hierro telúrico.

MET2

El Meteorito de Fukang

Este meteorito es más brillante que el oro y más valioso que la plata. Tiene aproximadamente 4.500 millones de años y es tan antiguo como la propia Tierra. Fue descubierto en las montañas cerca de Fukang, China, en el año 2.000. La piedra fue descubierta por un excursionista que solían sentarse en ella para descansar. Extrañado por los cristales relucientes de la roca tomó una muestra y la envió a analizar a EE.UU. Efectivamente, se trataba de un meteorito muy especial.

Este hermoso meteorito es un palasito, un tipo de piedra con cristales translúcidos dorados.

Según los expertos, los palasitos se componen aproximadamente de un 50% de olivino y cristales de peridoto y un 50% de metales como níquel y hierro. Eso explicaría la apariencia de mosaico tan característica. Son ejemplares rarísimos de encontrar y no representan más del 1% de la cantidad total de meteoritos que existen en todo el Universo.

Al parecer, los palasitos provienen de la formación del Sistema Solar y son tan escasos porque muy pocos ejemplares sobrevivieron a través de la atmósfera terrestre, ya que la mayoría se desintegra.

El meteorito original de Fukang pesaba cerca de 450 kg. Y todo el mundo quiso hacerse con un pedazo. Desde entonces, el palasito ha sido cortado en rebanadas y eso explica el fulgor cuando el sol pasa a través de él. Actualmente, los pedazos de esta maravilla del cosmos son subastados alrededor del mundo.

Un total de 31 kg se encuentran en el depósito de la Universidad de Arizona.

Marvin Kilgore, de la Universidad del Centro de Meteoritos del suroeste de Arizona, posee una cantidad similar, mientras que un coleccionista anónimo posee la porción más grande.

Pequeños pedazos de esta preciosa roca se venden a un precio que oscila entre los 30 y los 50 dólares el gramo. En abril del 2008, salió a subasta la porción más grande del meteorito, en Nueva York, cuyo precio de salida era de 2 millones de dólares.

MET3

El hallazgo del meteoro de Fukang es uno de los mayores descubrimientos de meteoritos del siglo XXI. Pero se sabe que no es el más grande. En 2005, el cazador de rocas espaciales, Steve Arnold, desenterró una muestra de 635 kg en el estado de Kansas.

Los hombres se han interesado siempre por estas piedras caídas del cielo, que los ha cautivado desde mucho antes de que los científicos se interesaran por su composición. La variedad de materiales que caen del infinito es única y hay meteoritos metálicos y compuestos de diferentes tipos de roca, que ofrecen a los artesanos la posibilidad de usar la piedra como materia prima para tallas. Incluso hay asteroides que esconden piedras preciosas.

Me han parecido muy interesantes y extraordinarios los objetos elaborados y tallados con estos meteoritos. Algo único en nuestro mundo, que podéis apreciar y admirar más abajo.

Anillos forjados en hierro meteórico

MET4

 

Estatua budista de hierro meteórico. Los Nazis se la llevaron del Tíbet antes de la II Guerra Mundial.

MET5

Cuchillo forjado con fragmentos de los meteoritos de Brenham, Gibeon,Henbury y Chinga
MET6

Relojes cuyas esferas han sido confeccionadas con láminas de los meteoritos de Muonionalusta y Gibeon

Pulsera de cuentas de roca meteórica recuperada en el Sahara

Los meteoritos de Gibeon, en Namibia, muestran una característica textura llamada Widmanstätten cuando se pulen. Una lámina en esa textura es la que decora la esfera de este reloj.

La misma textura puede verse en los meteoritos de Muonionalusta. Este juego de pendientes y collar llevan láminas de meteorito y cristales de moldavita que se forman cuando un meteorito impacta.

Reloj Rolex hecho de platino, diamantes y esfera de meteorito.

Reloj de Martin Braun, con esfera de meteorito pulido.

Pendientes de plata, malaquita y material proveniente del meteorito de Vaca Muerta, en Chile.

Broche con una lámina de meteorito y cristales de olivino.

Cuchillo hecho en acero proveniente de hierro meteórico. El material procede del Meteorito Brenham de Arkansas, descubierto en 1882.

Bolígrafo Grayson Tighe hecho en acero inoxidable y meteorito.

Figura de un camaleón, esculpida por el artista Ronald Stevens a partir de un meteorito caído en Campo del Cielo, Argentina.

Figura de un mono del mismo artista, Ronald Stevens, esta vez hecha a partir de uno de los meteoritos de Gibeon.

Cuchillo Tanto. Salvo por el mango, todo el resto de la estructura está forjada en hierro meteórico de Gibeon.

Púa de guitarra de hierro meteórico de Gibeon.

Dos colgantes confeccionados en láminas de palasito del meteorito Esquel, en Argentina.

Daga del siglo XIX confeccionada en acero hecho de hierro meteórico.

Abrecartas ruso con hoja de hierro meteórico.

Daga encontrada en la tumba de Tutankamón. Lleva una composición hierro, níquel y cobalto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Concha Vara

El Portal Esotérico de
Concha Vara

© Concha Vara 2009-2016

Desarrollo
Concha Vara

Visita El Mercado

El Mercado de Concha Vara