La Vampira del Raval

La Vampira del Raval

Un 10 de febrero de 1912, desapareció Teresita Guitart, miembro de una de las familias más ricas e importantes de Barcelona. Caminaba de la mano con su madre cuando en un momento se distrajo y no la volvieron a ver. La familia desesperada comenzó a buscarla sin parar, ofrecían importantes recompensas al que la encontrara.

Pasaron 15 días y nadie sabía nada, muchos pensaban que ya estaba muerta, hasta que el 27 de febrero la policía entraba en un domicilio particular situado en la calle Ponent 29 de Barcelona. Habían sido alertados por Claudina Elías, una vecina del piso de enfrente que dio aviso a la autoridad tras ver a una niña pequeña tras una ventana.

El triste rostro de la niña, que llevaba la cabeza rapada, le hizo sospechar que algo no era normal en aquella situación.

Era Teresita.

Teresita

Con la aparición de la niña, se descubrió una casa llena de cadáveres, sangre y rituales de brujería.

Junto a Teresita, se encontraba otra pequeña llamada Angelita, nadie sabe exactamente la procedencia de la niña, pero fue raptada por Enriqueta desde muy pequeña y la hacía llamarla "Mamá". La niña en una de las declaraciones que dio a la policía, explicó que vio como su "mamá" destripó a un niño llamado Pepito.

Vampira del Raval

Esta es la historia de Enriqueta Martí, una mujer que acusaron de bruja, proxeneta y asesina. La historia la bautizó con el nombre de “La Vampira del Raval” o “La Vampira de Barcelona”.

Enriqueta Martí era una mujer española con una vida bastante extraña. Por las mañanas, salía al pueblo zarrapastrosa, vestida con la peor facha, sucia y maloliente, podía pasar por una mendiga cualquiera. Pero en las noches, la historia cambiaba, salía perfumada, en zapatos de tacón y con elegantes prendas llenas de perlas y plumas.

El pequeño pueblo en el que vivía pronto comenzó a sospechar de la peculiar mujer, que vivía sola con su padre de 80 años. Muchos rumoreaban que vendía ungüentos y jarabes con propiedades casi mágicas, que prometían mantener la piel luciendo joven y lozana.

La mujer tenía problemas para tener hijos. Solía acercarse a los pequeños del pueblo pidiéndoles comida y ofreciéndoles casas llenas de caramelos.

Sólo dos niñas pudieron ser rescatadas de las terribles manos de Enriqueta. En el pueblo desaparecían niños constantemente y nunca dieron con su paradero.

Enriqueta convirtió la mesa del comedor en un matadero donde perdieron la vida sus inocentes víctimas.

Vampira del Raval

Tenía un amante, Salvador Baquer pero Enriqueta le fue infiel, cuando se enteró que habían descubierto sus crímenes, contó todo lo que sabía.

Al parecer Enriqueta sufría de cáncer de útero por lo que tener hijos era muy complicado. Solo lo logró una vez, tuvo un pequeño niño que se murió a los 10 meses por desnutrición. Muchos alegan que esta es la causa por la que Enriqueta secuestraba menores.

Lo que se rumoreaba que hacía Enriqueta con los niños parece un cuento inventado para una película de terror. Enriqueta Martí robaba niños para elaborar con su sangre, grasa y órganos pócimas y ungüentos extraños que vendía por grandes sumas de dinero a las clases pudientes de la ciudad. La sangre, la grasa, los cabellos y el esqueleto de sus indefensas víctimas eran la base de filtros. Con sus misteriosos remedios caseros, prometía curar la tuberculosis y aseguraba la eterna juventud.

Le decían "La Vampira" porque se rumora que tomaba la sangre de sus víctimas como elixir de la juventud.

Vampira del Raval

La mujer fue llevada a juicio y condenada a cadena perpetua, murió en 1913.

Su muerte también fue objeto de divulgación de noticias, algunos periódicos dicen que la envenenó la burguesía española para evitar que divulgara sus secretos y otros que murió de cáncer de útero, pero la versión más repetida y probable fue que la lincharon en la cárcel.

Alrededor de la historia de Enriqueta existen muchas versiones, los análisis forenses que se hicieron en su apartamento trajeron más dudas que respuestas. En su apartamento había múltiples huesos y manchas de sangre si bien se comprobó que secuestraba niños, en su apartamento no había pruebas suficientes para determinar si los mataba o no.

Muchos especulan con que vendía sus ungüentos a altísimos precios, accesibles únicamente a las más altas clases sociales, pero esto no es compatible con el estado en el que vivía, ya que su casa estaba en terribles condiciones, muebles rotos y sucios, sin rastro de lujo. ¿Qué hacía con el dinero?.

Lo cierto tras esta historia, es que Enriqueta se convirtió en una celebridad comparable con "Jack el Destripador".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Concha Vara

El Portal Esotérico de
Concha Vara

© Concha Vara 2009-2016

Desarrollo
Concha Vara

Visita El Mercado

El Mercado de Concha Vara