El Carnicero de Plainfield

El Carnicero de Plainfield

La mañana del sábado 16 de noviembre de 1957, como todos los días, Bernice abrió su tienda. Era el primer día de la temporada de caza de ciervos en Plainfield , Wisconsin y la mayoría de los hombres habían salido al bosque, por lo que el resto del pueblo estaba desierto, parecía un día normal hasta que Ed Gein hizo su aparición y cuando ella se volteó por un instante el hombre le disparo terminando con su vida.

El Carnicero de Plainfield

Bernice Worden era descrita como una mujer dulce y amable, y como su muerte fue tan rápida, nunca conoció las intensiones de Ed Gein.

Ed Gein aparentemente era un hombre inofensivo, pero su personalidad ocultaba a un terrible psicópata que convirtió su granja en un matadero humano.

 El Carnicero de Plainfield

Los agentes de la policía investigaban la desaparición de Bernice Worden, sospecharon que Ed Gein estaba implicado en el caso. Cuando entraron en su casa, encontraron el cuerpo de Worden colgado de los tobillos, decapitado y abierto por el torso. Entre otros macabros hallazgos, encontraron también diez cabezas de mujer a los que les había quitado la parte superior, pantallas de lámparas y asientos hechos de piel humana, platos de sopa hechos con calaveras, más calaveras en los postes de su cama, órganos en el frigorífico, un cinturón de pezones humanos, una caja de zapatos con nueve vulvas y muchos más objetos hechos de partes de cuerpos humanos. Todos estos objetos fueron fotografiados y destruidos.

El Carnicero de Plainfield

Al ser interrogado, Ed Gein admitió que abría las tumbas de mujeres recientemente fallecidas y robaba los cuerpos, llevándolos con su furgoneta a su casa donde curtía las pieles para hacer sus posesiones. También admitió haber asesinado a Mary Hogan, una camarera desaparecida desde 1954. Nunca fue probado ni admitido por él que cometiera canibalismo, y también negó haber tenido relaciones sexuales con los muertos, aduciendo que “olían muy mal”.

El Carnicero de Plainfield

Fue declarado enfermo mental y pasó el resto de sus días en una institución psiquiátrica donde se destacó por su buen comportamiento. Falleció en el verano de 1984, a la edad de 77 años por insuficiencia respiratoria.

El Carnicero de Plainfield

Se cree que su madre, Augusta, se esforzaba en impedir cualquier influencia ajena a la suya propia sobre sus dos hijos. Desde el primer momento, la vida de Ed estuvo completamente dominada por su madre, quien se había prometido a sí misma que su hijo no sería nunca como esos hombres lascivos, ateos y alcoholizados que veía a su alrededor. Seguía una disciplina muy dura castigando a sus hijos, e incapaz de darles el consuelo y el amor de una madre. Gein no tuvo contacto con otros niños, pues todo el mundo suponía ante los ojos de esa madre una amenaza para la pureza moral de su hijo, por lo que no desarrolló ningún vinculo emocional que no fuera hacia su madre. Así durante treinta y nueve años hasta que la mujer moría víctima de un ataque al corazón, dejando tras ella un hombre dependiente, reprimido y sólo, en un mundo que apenas comprendía. Aquello fue, en parte, lo que causó su trastorno mental. Augusta fue el último miembro de la familia cercana de Ed, cuando murió en 1945 éste selló por algún motivo su habitación.

El Carnicero de Plainfield

Mientras Ed Gein se encontraba detenido, su casa ardió hasta los cimientos, seguramente a causa de un incendio provocado. Su furgoneta fue subastada y el comprador hizo negocio con ella llevándola de tour por varias ciudades y cobrando por ver su interior decorado con sangre falsa.

El Carnicero de Plainfield

Ed y sus macabros crímenes inspiraron varias obras clave en la literatura, la música y el cine; como los personajes de Norman Bates en Psycho, Buffalo Bill en The Silence of the Lambs, Bloodyface en American Horror Story o Leatherface en The Texas Chainsaw Massacre.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Concha Vara

El Portal Esotérico de
Concha Vara

© Concha Vara 2009-2016

Desarrollo
Concha Vara

Visita El Mercado

El Mercado de Concha Vara