La Momia que Grita

La Momia que Grita

La momia que agoniza, etiquetada con el nominativo “el hombre desconocido E”, fue hallada hacia finales del siglo XIX junto a los restos, también momificados, del faraón Ramsés III, sin embargo nunca se había logrado conocer su identidad.

Su expresión de espanto y de dolor ha sido la fascinación de los arqueólogos que llevaban más de un siglo tratando de resolver el enigma de la llamada "momia que grita".

¿Quién era este hombre y por qué sus restos quedaron embalsamados con ese gesto descarnado? Un cuerpo completamente rígido, que contaba con un impresionante rictus de dolor en su cara, con la boca prácticamente desencajada en un último grito de dolor antes de perder la vida.

Se barajaron varias teorías, que pasaban desde la muerte repentina a la catalepsia (un trastorno nervioso que hace que la persona presente signos que se pueden confundir con la muerte) o que, incluso, la mandíbula desencajada se debiera simplemente a una cuestión de la gravedad y el paso del tiempo.

Además del espanto de su expresión hubo otros detalles que llamaron la atención de los arqueólogos. ¿Por qué había sido enterrado en un lugar exclusivo para reyes, pero a la vez lo habían vestido con ropas que los propios egipcios consideraban impuras?

“A los miembros de la realeza los sepultaban después de un exquisito proceso de momificación y también quedaban envueltos en una delicada frazada de lino, mientras que a la “momia que grita” la habían enterrado sin ese proceso y envuelto en piel de oveja”. (En el Antiguo Egipto, cubrir el cuerpo de una persona con piel de oveja significaba que no estaba limpio, que había hecho algo malo durante su vida).

Durante años, todas estas incógnitas han confundido a los eruditos.

Sin embargo, un grupo de arqueólogos egipcios, liderados por Zahi Hawass, egiptólogo y ex ministro de Antigüedades del país y uno de los mayores expertos en la materia, señalaron que la momia, hallada en 1886 y técnicamente conocida desde entonces como "hombre desconocido E", era realmente el príncipe Pentaur, hijo del poderoso faraón Ramsés III. Se extrajo ADN de la momia de Ramsés III y se comparó con la del “hombre desconocido E”; los resultados revelaron que el primero era padre del segundo.

Momia del faraón Ramsés III

Momia del faraón Ramsés III

Esto parte de una investigación que se viene desarrollando desde hace varios años llamada Proyecto de Momias Egipcias y que ha revelado no sólo la identidad, sino también la trama de traición y conspiración que había ocurrido cerca de 3.000 años atrás en las altas esferas de poder del imperio egipcio.

Este Proyecto de Momias Egipcias logró establecer dos cosas.

  1. Debido a la extrema fragilidad del vendaje de Ramsés III, no se pudo conocer la causa exacta de su muerte, que ha sido muy debatida por los historiadores. Pero un novedoso análisis forense de la momia, realizado con tomografías computarizadas (TC), reveló un profundo y amplio corte en la garganta del faraón. Los investigadores también descubrieron un pequeño amuleto con el ojo de Horus que fue introducido en la herida del faraón, que pudo haber sido colocado por los embalsamadores con el fin de provocar su curación en el más allá.
  2. El cuerpo de la "momia que grita “tenía señales de haber sido ahorcado, lo que confirma la teoría según la cual Ramsés III fue asesinado (degollado), víctima de un complot organizado por Tiya, una de sus mujeres, y el príncipe Pentaur, su hijo, que quería hacerse con el poder.

Esta hipótesis se basa en unos papiros conservados en el Museo Egipcio de Turín, que describen un proceso judicial contra miembros del harén de Ramsés III, que pretendían derrocarlo y hacerse con el poder.

En los citados papiros que relatan la conspiración, llamada la “conspiración del harén”, se señalaba que Pentaur había sido condenado a la horca cuando fue sorprendido ejecutando el complot.

Su grito de dolor no es más que la mueca final con que perdió la vida al ser condenado a una muerte agónica y dolorosa.

Pese a ser encontrado junto al resto de la familia real, había varias pruebas que confirmaban que esta momia era diferente, y no solo por su gesto final de muerte. Se encontró, además de la piel de oveja, lo que parecía ser cuerda junto a él, que sirvió para enterrarlo atado de pies y manos.

Todo indica que el resultado final tiene que ver con el poder de “dos fuerzas” diferentes, por un lado, los que ordenaron su ejecución por el asesinato de su padre y que quisieron cerciorarse de su muerte y, por otro, los que intentaron cuidar el cuerpo lo máximo posible para evitar su putrefacción. Parece indicar que ambas facciones podrían pertenecer a la misma familia, con dos visiones muy diferentes de lo que se debía de hacer con el cuerpo del príncipe Pentaur.

Tampoco se llevó a cabo un proceso de momificación tradicional. "Simplemente lo dejaron secar en natrón y luego le echaron un poco de resina en la boca abierta", afirma Hawass, con el objetivo de mantener esa mueca de dolor.

La famosa “momia que grita” ya tiene nombre y causa del fallecimiento. Su cuerpo, en el Museo de El Cairo, se ha convertido en el último gran misterio resuelto del Antiguo Egipto. Han hecho falta tres milenios para darle solución.

La momia del príncipe Pentaur, no comenzó a ser exhibida en el Museo Egipcio del Cairo hasta principios este año 2018.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Concha Vara

El Portal Esotérico de
Concha Vara

© Concha Vara 2009-2016

Desarrollo
Concha Vara

Visita El Mercado

El Mercado de Concha Vara